El 22 de Enero comienza una campaña a nivel europeo, a la que se ha sumado la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, de recogida de firmas para poner fin a los tribunales secretos y exclusivos para las multinacionales conocidos como ISDS (por sus siglas en inglés). Estos mecanismos están incluidos en los tratados de comercio e inversión como el TTIP o el CETA. La campaña a su vez exige la necesidad de establecer normas internacionales (y nacionales) de obligado cumplimiento para responsabilizar a las transnacionales de la violación de derechos humanos.

 

El 22 de enero también comienza el Foro Económico de Davos, punto de encuentro de multinacionales y élites de la globalización capitalista, principales beneficiarias de estos tribunales. Durante los tres días que dura el Foro de Davos queremos cumplir el reto de recogida de 250.000 firmas en toda Europa ¿nos ayudas?

Más información

Las multinacionales tienen su propio sistema de tribunales a escala internacional, denominado mecanismo de solución de controversias inversor-Estado y conocido como ISDS, por sus siglas en inglés. Este sistema permite a las grandes empresas transnacionales demandar a los Estados ante tribunales privados internacionales por cambios o nuevas legislaciones que vayan en contra de los beneficios comerciales de los inversores. Por otro lado, las personas y comunidades afectadas por las violaciones de los Derechos Humanos cometidas por las transnacionales no logran acceder a la justicia. Se trata de una situación claramente injusta que debería ser eliminada. En su lugar, se debería establecer un Tratado vinculante de Naciones Unidas y un tribunal global capaz de exigir responsabilidades a las multinacionales por la violación de los Derechos Humanos.

El Estado español es ahora mismo el que más demandas acumula a través de estos mecanismos, lo que se traducirá con toda probabilidad en la pérdida de miles de millones de euros de fondos públicos para el pago de indemnizaciones a los inversores: fondos de inversión privados o empresas transnacionales.

La mayoría de los casos están vinculados a multinacionales de la energía que están demandando al Estado español invocando el Tratado sobre la Carta de la Energía (TCE). Este tratado es una especie de mega tratado que contiene el ISDS, y por tanto concede a las corporaciones enormes poderes sobre nuestro sistema energético, incluyendo la capacidad de demandar al gobierno, lo cual podría significar un obstáculo enorme para aprobar y llevar a cabo políticas de transición energética. El gobierno español ha sido demandado 42 veces invocando este tratado, lo que se podría traducir en un total de 9.400 millones de dólares. Somos el Estado que más demandas acumula y el gobierno ha anunciado que va a pagar las multas.

Observamos cómo las grandes corporaciones van construyendo una justicia privada paralela a la oficial que les otorga enormes poderes frente a los Estados o a iniciativas ciudadanas, mientras que por otro lado no existen normas vinculantes que obliguen a las empresas transnacionales a responsabilizarse de sus actividades nocivas y a que cumplan con los derechos humanos. Las comunidades afectadas ven cómo se les niega la justicia cuando han sido víctimas de la violación de sus derechos por las empresas transnacionales. No podemos seguir permitiendo este sistema injusto.

A través de este sistema se están amenazando nuestros servicios públicos, nuestro acceso al agua y a la energía limpia, y la protección de los trabajadores, consumidores y del medio ambiente. En los tratados de comercio de nueva generación, las empresas pueden utilizar el sistema de tribunales privados de inversión (conocido como ISDS), para desafiar a los gobiernos en secreto por aprobar leyes democráticas que protegen a las personas y al planeta, pero que amenazan el beneficio de las empresas.

Necesitamos nuevas reglas para exigir una rendición de cuentas a las corporaciones, y equilibrar las asimetrías de poder devolviendo el protagonismo a las personas y al planeta.

¡Difunde!    #StopISDS     #ParemosMultinacionales

Web de la campañawww.noalttip.org/StopISDS