La Coordinadora Estatal de Comercio Justo presenta una encuesta europea que recoge las actitudes de consumidores y consumidoras ante las condiciones en las que se fabrica la ropa y su impacto medioambiental.

Una mayoría de personas encuestadas exige a las marcas de ropa más transparencia y que tenga en cuenta su impacto social y ambiental, y que adopten medidas que contribuyan a reducir la pobreza, el cambio climático, la protección del medio ambiente o la desigualdad de género.

El 82 por ciento de la población española cree que la legislación debería obligar a las marcas de ropa a respetar los Derechos Humanos de todas las personas que intervienen en la elaboración de sus artículos.

Esta es una de las principales conclusiones de la Encuesta Europea sobre Moda y Consumo Responsable, publicada por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo y elaborada por Fashion Revolution, que recoge las actitudes de la población de cinco países (España, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido) ante las condiciones en las que se produce la ropa y su impacto medioambiental. La publicación se da a conocer con motivo del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, que se celebra el 15 de marzo.

Sobre las obligaciones de las empresas

Una gran mayoría –el 77 por ciento– también está de acuerdo en que las marcas de ropa deberían estar obligadas por ley a respetar los Derechos Humanos de todas aquellas personas que participan en la elaboración de sus productos.

El 81% de la población encuestada en España y el 80% en Italia están de acuerdo en que la ley debería exigir a las marcas de ropa que adopten medidas para proteger el medio ambiente en cada una de las etapas de fabricación de sus productos.

La mayoría de los consumidores -el 72 por ciento- también está de acuerdo en que la ley también debería exigir que las marcas de ropa declaren si están pagando un salario justo y digno a sus trabajadores y trabajadoras.

Esta misma exigencia se eleva a un 76 por ciento en el caso de la población encuestada en España y el 75 por ciento en Italia.

¿Quién hace mi ropa?

A un 59 por ciento de la población encuestada le gustaría saber en qué condiciones se fabrica su ropa. En España, el porcentaje asciende al 62 por ciento.

También una gran mayoría –69 por ciento– de la ciudadanía española está interesada en conocer qué hacen las marcas de ropa para proteger los Derechos Humanos de los trabajadores y trabajdoras de toda la cadena de producción. Cifra que se eleva al 73 por ciento en el caso de las mujeres españolas participantes en el estudio.

Pago justo

Otra gran mayoría -un 66 por ciento- también considera importante que las marcas de ropa publiquen información detallada sobre los salarios y las condiciones de trabajo de los empleados y empleadas en su cadena de suministro global.

En particular, el 75 por ciento de mujeres españolas consideran importante que las marcas de ropa compartan información sobre los salarios y las condiciones de trabajo de sus trabajadores y trabajadoras.

La gran mayoría de las personas encuestadas considera que las marcas de ropa deberían publicar qué fábricas utilizan para la confección de sus prendas -un 80 por ciento- y qué proveedores les abastecen de materiales para sus prendas -un 77 por ciento-.

También las personas encuestadas exigen compromisos con la igualdad de género, el medio ambiente y la reducción de la pobreza.

Concretamente, un 84 por ciento considera que es importante que las marcas de moda atenúen su impacto a largo plazo en el planetaabordando el problema de la pobreza mundial, el cambio climático -un 85 por ciento-, la protección del medio ambiente -un 88 por ciento- y la desigualdad de género -un 77 por ciento-.

Mujeres productoras de moda

El 72 por ciento afirma que las marcas de moda deberían contribuir en mayor medida a mejorar la vida de las mujeres que fabrican su ropa, zapatos y accesorios.

De todas las personas encuestadas para este estudio, responden afirmativamente a esta misma cuestión el 77 por ciento de las mujeres y el 67 por ciento de los hombres.

Esta cifra se eleva al 76 por ciento de la ciudadanía en España y el 75 por ciento en Italia y Francia, que consideran que las marcas de ropa deben esforzarse más para mejorar la calidad de vida de las mujeres trabajadoras en la producción de moda.

Además, el 83% de las mujeres españolas están de acuerdo con esta afirmación.

Actitudes ante la compra de ropa

A la hora de comprar ropa o complementos, casi el 40 por ciento de la población tiene en cuenta las repercusiones sociales y ambientales de la fabricación de las prendas de moda.

Sin embargo, cerca del 60 por ciento de la población no se plantea este tipo de cuestiones.

Entre los aspectos que los consumidores tienen en cuenta a la hora de comprar artículos de moda, el 39 por ciento de las personas encuestadas afirma que lo más importante es el del pago de un salario justo y digno los trabajadores y trabajadoras.

Otros aspectos que también son valorados por los consumidores son la protección del medio ambiente37%-, las condiciones de trabajo seguras -31%-, la producción local -10%- y el uso de materiales reciclados -6%-.

Las mujeres, concienciadas en consumir responsablemente

El 48 por ciento de las mujeres españolas y el 46 por ciento de las británicas afirman que es importante comprar ropa hecha por trabajadores y trabajadoras con un salario justo y digno, frente al 35% de las mujeres francesas.

Recomendaciones para los Gobiernos y la Ciudadanía

A partir de esta encuesta, Fashion Revolution recomienda priorizar una mayor financiación y apoyo técnico desde los Gobiernos y entidades legisladoras, con el objetivo de lograr una producción y un consumo sostenibles en la industria de la moda.

La mayoría de los consumidores y consumidoras -un 68 por ciento- está de acuerdo en que el gobierno tiene que involucrarse en garantizar que la ropa -incluido el calzado y los accesorios- se produzca de forma sostenible.

A la ciudadanía, recomienda dirigirse a representantes políticos electos y pedirles que tomen las medidas necesarias para garantizar que la ropa que compra se ha hecho de manera sostenible y respetando los derechos humanos de trabajadores y trabajadoras.

 

 

 

El presente informe procede del estudio “Consumer survey report”, elaborado por Fashion Revolution y publicado en noviembre de 2018 en el marco del proyecto europeo “Trade Fair, Live Fair”, financiado por la Unión Europea.

Dado el interés del estudio y que España es uno de los países seleccionados para la muestra encuestada, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo ha elaborado la presente edición en castellano.

«Trade Fair, Live Fair» es un proyecto de tres años financiado por la Comisión Europea que reúne a 31 entidades de Comercio Justo procedentes de toda la UE, entre otras, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo y Fashion Revolution.