La Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) ha decidido, a través de su Asamblea, la incorporación a la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS). Esta plataforma, de ámbito estatal, está compuesta por más de trescientas entidades agrupadas en redes territoriales y sectoriales que, a su vez, ha aprobado la entrada de la CECJ en su reunión de febrero de este año.

La Coordinadora Estatal de Comercio Justo está formada por 29 organizaciones siendo nuestra finalidad velar y defender los principios del Comercio Justo y potenciar esta alternativa económica en nuestro país. A través de un intenso trabajo en red, desarrollamos nuestro objetivo por medio de tres grandes ámbitos de actuación: generación de estudios, movilización social e incidencia política.

El movimiento del Comercio Justo se enmarca, en sus planteamientos fundamentales, dentro de la Economía Solidaria. De ahí que la decisión de formar parte de REAS contase con el apoyo unánime por parte de las organizaciones que forman parte de la CECJ.

Ambos movimientos compartimos una visión común de la economía. Tanto la Economía Solidaria como el Comercio Justo surgen como respuesta al modelo económico preponderante, caracterizado por priorizar los beneficios económicos al respeto de los derechos humanos y los del medioambiente, tanto en el Norte como en Sur.

Esto provoca, irremediablemente, el aumento de la desigualdad, la pobreza y el deterioro del medio ambiente tanto a nivel local como a nivel internacional, tres consecuencias de la misma lógica mercantilista contra los que ambos movimientos trabajamos desde las causas que los originan.

En este sentido, tanto la Economía Solidaria como el Comercio Justo planteamos otro modelo en el que las personas y el cuidado del entorno son el centro de las relaciones económicas garantizando, de esta forma, una vida digna y un medioambiente saludable para todos. Ambos planteamos un modelo económico sostenible social, económica y medioambientalmente. Ambos planteamos, en definitiva, un modelo económico cuyo fin sea la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

Desde el convencimiento que nos otorga el aval de los resultados de nuestra práctica diaria en las comunidades donde trabajamos, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo se suma a la Red de Redes de Economía Solidaria y Alternativa, como parte de este movimiento en el ánimo de trabajar con otras entidades que apuestan por la transformación y justicia social, económica y medioambiental.

Seguiremos, pues, trabajando por estos principios que nos identifican, a partir de ahora, dentro del movimiento de la Economía Solidaria cuyos principios siempre han sido los nuestros.