El Parlamento Europeo acogió el pasado 10 de octubre el debate titulado «Trade Fair, Live Fair: el Comercio Justo, por un modelo de producción y consumo sostenible, para las personas y el planeta”.

En el debate participó Miguel Urbán, europarlamentario por Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, Linda Vera, coordinadora de Incidencia de la CLAC (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo) y Sergi Corbalán, director de Fair Trade Advocacy Office. El debate fue moderado por Lidia Ucher, de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo.

Sobre la mesa de este Debate se expusieron dos cuestiones clave:

Por un lado, cómo impulsar una legislación de debida diligencia que garantice el cumplimiento de los Derechos Humanos y la protección medioambiental por parte de las grandes empresas a lo largo de toda su cadena de fabricación.

Por otro lado, cómo garantizar cadenas de suministro justas y sostenibles.

Dos cuestiones que el movimiento de Comercio Justo promueve desde hace décadas para hacer más justo y sostenible el comercio internacional. ¿Cómo? Desde la incidencia política hasta la promoción de los principios del Comercio Justo, que ya están garantizando condiciones dignas de trabajo y de vida a más de dos millones de productoras y productores en todo el mundo.

Y estos principios, materializados en prácticas justas de producción y comercialización, garantizan tanto la sostenibilidad como el respeto a los Derechos Humanos en toda la cadena de fabricación, algo que el comercio convencional y la políticas comerciales no hacen por la inexistencia de legislación de debida diligencia y vinculante que obligue a las empresas a cumplir con los compromisos adquiridos a nivel mundial y reivindicados por sociedad civil e instituciones como la ONU.

Como ejemplo, esta petición reciente impulsada por la sociedad civil:

Tratado vinculante internacional

Diputados, productoras del Sur y sociedad civil organizada debatimos sobre la voluntad política en atender estas emergencias y reclamar políticas públicas que obliguen a las grandes corporaciones a garantizar criterios justos y sostenibles como ya lo hacen los pequeños productores de Comercio Justo.

Por encima de todo ello, también reclamamos un tratado vinculante internacional que integre toda la legislación sobre derechos humanos y diligencia debida.

A la vez, intercambiamos pareceres sobre cómo promocionar estas prácticas comerciales y ayudar con políticas y financiación a que el retorno a los pequeños productores sea justo, y no se vean perjudicados por prácticas desleales, entre otras cuestiones.

Miguel Urbán, eurodiputado por Podemos:

«Hay que ver cómo no hacemos recaer la responsabilidad sobre los pequeños productores y los consumidores, sino sobre los que finalmente tienen mucho que hacer: los estados y las multinacionales»

Sergi Corbalán, de FTAO:

«Tenemos que aprovechar este ímpetu en debida diligencia para que sea una legislación que realmente haga que las empresas tengan que evaluar sus prácticas de compra: ¿cómo estoy tratando a mis suministradores, cuánto les pago, qué cantidades, cuánto tiempo les doy? Si no cambian las prácticas comerciales, para los pequeños productores será difícil cumplir las nuevas exigencias. Tenemos que hacer que cambie la política de compra de las empresas, y evitar que la responsabilidad recaiga sobre los suministradores.»

Linda Vera, de CLAC:

«Nos preocupa que, pese a nuestras buenas prácticas respetuosas con el medio ambiente, tengamos que enfrentarnos a situaciones de competencia desleal por parte las grandes corporaciones. Por ello, estos marcos normativos son especialmente relevantes para nuestra red, integrada por casi un millar de organizaciones de pequeños productores, dado que nuestro mayor mercado es europeo, y necesitamos visibilizar y alzar nuestra voz en estos debates como agricultores de pequeña escala que queremos seguir produciendo de manera sostenible pero con condiciones dignas de vida«.

«El Comercio Justo lleva años trabajando esta relación Norte-Sur y desde organizaciones del Sur empoderadas, con canales de participación real podemos aportar mucho y afianzar estas relaciones para que no solo sean comerciales, sino que integren el diálogo político y social para una mirada global del desarrollo«.

Sociedad civil y parlamentarios ya están impulsando la puesta en marcha de un tratado vinculante que hoy por hoy ya es una reivindicación global. En las últimas Elecciones al Parlamento Europeo, desde la Coordinadora Estatal de Comercio Justo recordamos a los candidatos/as esta propuesta:

Promover una legislación vinculante, que obligue a las empresas a respetar los derechos humanos y medioambientales en toda la cadena de suministro. Por ello, pedimos a los eurodiputados/as que se comprometan a hacer un trabajo específico para la UE participe y se comprometa activamente en las diferentes rondas de negociación en el marco de la ONU por un Tratado Vinculante que obligue a las empresas transnacionales al respeto de los derechos humanos y medioambientales. 

Fair Trade EP Breakfast

Este debate se celebró tras un Desayuno de Comercio Justo, convocado por la Fair Trade Advocacy Office que tuvo lugar también en el Parlamento Europeo con el que los y las europarlamentarios/as se acercaron a las preocupaciones y demandas políticas del movimiento del Comercio Justo y conocieron el Grupo de Trabajo creado a tal efecto en el marco del Parlamento Europeo. Compartiendo mesa de desayuno, la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, del Partido Socialista, y el eurodiputado Miguel Urbán, de Podemos, entre otros y otras asistentes de los grupos parlamentarios y miembros de organizaciones de Comercio Justo de América Latina y Caribe, África, Asia y Europa (en las imágenes).

Vídeo completo del Debate «Por un modelo de producción y consumo sostenibles, para las personas y el planeta»:

El debate se celebró en el estudio multimedia del edificio Altiero Spinelli del Parlamento Europeo en Bruselas, gracias a la colaboración del eurodiputado Ernest Urtasun y Maria Do Pilar De Sa, asistente del Grupo Parlamentario Europeo Greens/European Free Alliance.

Este evento se enmarca en el proyecto europeo «Trade Fair, Live Fair», en el que participa la Coordinadora Estatal de Comercio Justo junto con otras organizaciones de Comercio Justo europeas, y que cuenta con financiación de la Unión Europea.