La CECJ nos hemos sumado a la iniciativa «Cambia las reglas del juego. Exige responsabilidades a las empresas” promovida por varias organizaciones europeas (Cámara Federal de Trabajo de Austria, Federación de Sindicatos de Austria, Coalición Europea por la Justicia Empresarial, Confederación Europea de Sindicatos, Amigos de la Tierra Europa). El objetivo de la campaña es apoyar el desarrollo de una normativa europea que garantice la debida diligencia de las empresas dentro y fuera de las fronteras europeas.

Actualmente, la Comisión Europea está preparada para considerar el desarrollo de una nueva ley que responsabilice a las empresas por sus impactos sobre las personas y el planeta. Estas reglas sobre debida diligencia en materia de derechos humanos y medio ambiente debería ser vinculante, es decir, debería exigir que todas las empresas de todos los sectores (agroindustria, textil, electrónica…) establezcan políticas efectivas para garantizar que los derechos humanos y el medio ambiente no se vean perjudicados en sus operaciones y en sus cadenas de fabricación y suministro en todo el mundo.

Previamente la Comisión Europea ha lanzado una consulta pública a la ciudadanía para conocer la opinión de ésta sobre cómo diseñar nuevas reglas de debida diligencia empresarial que exigirían responsabilidades a las empresas. El plazo de esta consulta finaliza el 8 de febrero.

Las propuestas de la iniciativa son las siguientes:

–       Las empresas deben estar obligadas a respetar los derechos humanos y el medio ambiente, en sus actividades propias, por medio de sus filiales y a lo largo de su cadena de valor global, incluidos proveedores y subcontratistas. Es por ello que la UE debe presentar una legislación europea vinculante sobre debida diligencia empresarial.

–       La UE también debería participar de forma constructiva en las negociaciones para un Tratado de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos ambicioso.

–       Las empresas deben ser responsables en caso de abusos contra los derechos humanos y el medio ambiente, incluidos abusos contra los derechos laborales y sindicales, en sus operaciones o cadenas de valor (sin perjuicio de la regulación existente sobre responsabilidad en el marco de la subcontratación y la cadena de suministro).

–       La legislación de la UE debería empoderar a las víctimas y sus representantes, incluidos los sindicatos y las ONG, para combatir los abusos contra los derechos humanos. Debería garantizar la plena participación de los sindicatos y los representantes de los trabajadores a lo largo de todo el proceso de debida diligencia, así como la consulta (y, en su caso, el consentimiento) de todas las partes interesadas pertinentes.

–       Los gobiernos deben establecer mecanismos de cumplimiento sólidos, con sanciones efectivas, para asegurar que las empresas obedezcan la ley.

–       Las víctimas de abusos empresariales deben tener acceso a los tribunales en su propio país y en el país donde la empresa matriz o principal tiene su sede u opera – y las reglas del juego (judicial) deben ser más justas para las víctimas.

Se ha habilitado una recogida de firmas para pedir a la Comisión Europea que cambie las reglas de juego. Si tú también estás de acuerdo en la necesidad de una normativa que exija a las empresas el respeto a los Derechos Humanos y la protección del medio ambiente, firma aquí antes del 8 de febrero de 2021.

Share This