La escuela Montnegre (La Batlloria, Sant Celoni) y las tres escuelas del ZER Baix Montseny han acabado un curso lleno de comercio justo.

Las cuatro escuela del Baix Montseny han trabajado el comercio justo durante todo el curso a través del proyecto Xarxa Escoles pel Comerç Just. Este proyecto tiene como objetivo introducir el comercio justo en el curricular de los centros escolares o la programación anual, para generar consciencia crítica sobre las consecuencias del comercio internacional actual ofreciendo una alternativa, el comercio justo. Incluye actividades y dinámicas que tengan como resultado acciones que se puedan llevar a cabo con el alumnado y actividades que se puedan relacionar directamente las escuelas de Cataluña con escuelas de Nicaragua, para compartir experiencias que enriquezcan la implicación de la comunidad educativa.

En total se han realizado 27 actividades formativas de comercio justo con la perspectiva de Aps. El alumnado a podido hacer camisetas o bombones de comercio justo a la vez que aprendían sobre los beneficios que comporta para todos un consumo responsable. Dentro de las asignaturas también se ha trabajado esta temática, e incluso ha estado presente en las fiestas tradiciones de la escuela.

Hemos podido ver al alumnado de Montnegre explicar qué es el comercio justo al alcalde de la ciudad, se ha podido escuchar una canción de comercio justo cantada por los niños y niñas cada mañana en Pont Trencat o el Alzinar, y los estudiantes de Puig Drau han hecho de profesores i profesoras de comercio justo para los más pequeños/as.

Una de las actividades que más a emocionado ha sido el intercambio de cartas ente escuelas de Nicaragua y Cataluña, una actividad que acerca el comercio justo al alumnado, haciendo un intercambio cultural a la vez que trabajan la redacción y la escritura.

El año que viene empezaran de nuevo con muchas ganas y novedades para seguir transformando la ciudadania en agente de cambio para conseguir un mundo más justo..

Este proyecto está coordinado por AlterNativa3, y recibe el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación y la Diputación de Barcelona.