Hacia cadenas de suministro de cacao sostenibles: Opciones reguladoras para la UE

El estudio «Hacia cadenas de suministro de cacao sostenibles» tiene por objeto informar el debate en torno al potencial de la Unión Europea (UE) en su conjunto, la regulación del cacao y de los productos de cacao, incluido el chocolate, que entran en el mercado de la UE. Describe una serie de opciones para una posible acción y discute sus ventajas y desventajas.

El cacao es una fuente importante de ingresos y empleo para las poblaciones rurales, en particular para los cinco o seis millones de pequeños agricultores que cultivan más del 90% del cacao mundial. Sin embargo, la mayoría de los cacaocultores viven en la pobreza, y la trampa de la pobreza del cacao ha llevado a la utilización generalizada del trabajo infantil. Además, el cacao es uno de los principales impulsores de la deforestación, especialmente en Costa de Marfil y Ghana, que en conjunto representan alrededor de dos tercios de la producción mundial y dos tercios de las importaciones de la UE.

En ambos países, los deficientes estándares de gobernanza y la débil aplicación de la ley también subyacen a muchos de los problemas; se cree que al menos entre el 30 y el 40 por ciento del cacao producido en Côte d’Ivoire es ilegal.

Ha habido muchas iniciativas voluntarias para abordar estos problemas, como los sistemas de certificación y los programas de las empresas.

Sin embargo, cada vez se reconoce más que, si bien estas iniciativas actuales han tenido algunos efectos positivos, no han logrado, ni es probable que logren, hacer frente a los bajos precios y la pobreza, el trabajo infantil, la deforestación y la ilegalidad en todo el sector cacaotero.

Los sistemas de certificación y los programas de las empresas no cubren a la mayoría de los cacaocultores y no tienen control directo sobre algunas cuestiones esenciales para los medios de subsistencia de los cacaocultores. No todas las empresas activas en los mercados de la UE han adoptado compromisos o programas para abordar los problemas. Y si bien las empresas pueden ser capaces de mejorar los estándares cuando compran cacao en grano directamente de las fincas, esto es mucho más difícil en las cadenas de suministro indirectas generalizadas en las que participan comerciantes e intermediarios. Los sistemas nacionales de trazabilidad también son inadecuados o inexistentes.

En términos más generales, las cuestiones que tienen un impacto importante en las condiciones del sector cacaotero, como la gobernanza de la tierra y los bosques y la aplicación de la ley; la planificación del uso de la tierra y del sector cacaotero; la determinación de los precios nacionales del cacao y los niveles de producción anual de cacao; y la política educativa, son todas ellas responsabilidades de los gobiernos.

Esto dificulta la influencia de las partes interesadas externas y significa que no pueden ser abordadas por los sistemas de certificación o de empresa que se aplican a nivel de la explotación agrícola o de la cadena de suministro por sí solos. Tal vez lo más importante es que las deficiencias sistémicas en la gobernanza y la aplicación de la ley, incluida la prevalencia de la corrupción, socavan muchos de los esfuerzos por lograr una producción sostenible a nivel nacional.

Conclusiones y recomendaciones

Como principal consumidor mundial de cacao de Ghana y Côte d’Ivoire, la UE tiene un papel fundamental que desempeñar en la mejora de los problemas del sector cacaotero. Sin embargo, no existe una solución simple o única. Más bien, es necesario que se tomen medidas a muchos niveles y por parte de muchos agentes.

Ninguna de estas opciones por sí sola puede tener éxito a la hora de fomentar el desarrollo de una cadena de suministro de cacao sostenible que cumpla los objetivos de garantizar el respeto de los derechos humanos y las normas laborales, el pago de precios justos, la protección del medio ambiente y la mejora de la gobernanza y la aplicación de la ley.

Sin embargo, un paquete de opciones que deben aplicar la UE y sus Estados miembros podría tener un impacto mucho mayor. La Opción A (acuerdos bilaterales) ayudaría a impulsar una acción esencial por parte de los gobiernos de los países productores. Las opciones G o H (regulación de la diligencia debida) afectarían directamente al comportamiento de las empresas de la cadena de suministro de cacao que operan en la UE, y podrían contribuir a incentivar a los gobiernos de los países productores para que firmen un acuerdo de este tipo.

La opción E (revisión de la legislación sobre competencia) debería ayudar a las empresas a abordar el problema de los precios bajos para los productores y también puede ser necesaria para permitir la inclusión de criterios relativos a los precios y la remuneración en una normativa de diligencia debida.

Ninguna de las opciones descritas en este documento es fácil de implementar; todas ellas se enfrentarán a desafíos y barreras. Pero la necesidad de actuar es evidente. Cabe esperar que el debate sobre las opciones esbozadas aquí pueda contribuir a los esfuerzos por encontrar una solución.

Resumen Ejecutivo del Informe «Hacia cadenas de suministro de cacao sostenibles: Opciones reguladoras para la UE» (En inglés)

Informe Completo «Hacia cadenas de suministro de cacao sostenibles: Opciones reguladoras para la UE» (en inglés)