«Nuestra tierra. Nuestros derechos. El acaparamiento de tierras en Liberia y el caso de una nueva ley en el Reino Unido.»

El informe «Nuestra tierra. Nuestros derechos» de Traidcraft Exchange examina el acaparamiento de tierras en Liberia y exhorta al gobierno del Reino Unida a introducir una ley de diligencia debida en materia de Derechos Humanos. 

En todo el mundo, las empresas buscan comprar tierras para la comercialización de la producción agrícola. Pero casi siempre hay comunidades que ya están allí, que dependen de la tierra para su refugio y sustento, y con vínculos que se remontan a generaciones anteriores.

En Liberia, la empresa británica Equatorial Palm Oil ha establecido enormes plantaciones de palma aceitera, que espera exportar para su uso en alimentos procesados y artículos de tocador en todo el mundo.

Sin embargo, los residentes afectados por las plantaciones alegan que la tierra les pertenece y fue tomada sin su consentimiento, dejándolos sin medios para ganarse la vida. Los miembros de la comunidad que protestaron fueron golpeados y los beneficios prometidos – desde pagos de compensación hasta oportunidades de empleo en una clínica de salud – no se han materializado.

Este es sólo un ejemplo de un problema mundial, en el que los derechos de las comunidades son secundarios a los de las grandes empresas.

Para asegurar que las empresas británicas actúen de manera responsable en sus operaciones en el extranjero, Traidcraft Exchange pide al gobierno del Reino Unido que apruebe una ley que exija a las empresas evaluar su impacto en los derechos humanos y el medio ambiente y que haga responsables a esas empresas en los tribunales si se producen abusos.

Informe «Nuestra tierra. Nuestros derechos«

La población mundial está creciendo, y con ella la demanda de alimentos, agua y energía. Esto requiere de tierra, que cada vez es más escasa. Los inversionistas privados y las empresas nacionales los gobiernos han respondido a esta situación con el «acaparamiento de tierras«: reclamar la propiedad sobre grandes áreas de tierra de manera oportunista o ilegal. La tierra arrebatada podría ser utilizado para la agricultura, la minería, los proyectos de energía o el agua – pero casi siempre se reduce para la extracción y el beneficio.

Los países ricos solían colonizar o esclavizar a los países pobres para explotar sus recursos humanos y naturales. En el siglo XXI, las apropiaciones de tierras han visto a las empresas tomar el liderazgo en el ejercicio del dominio sobre partes de África, Asia y América Latina en lo que puede se vea como el colonialismo corporativo de hoy en día.

Según las estimaciones de 2016 basadas en la base de datos Land Matrix, las empresas del Reino Unido participan en 124 acuerdos internacionales sobre tierras que abarcan un total de casi 2 millones de hectáreas, lo que equivale aproximadamente al tamaño de Gales.

Muy poca tierra está vacía. Incluso las tierras que parecen desocupadas suelen ser utilizadas por las comunidades locales para el pastoreo o la búsqueda de alimento o tienen un significado cultural. Así pues, cuando un acaparador de tierras corporativo reclama una zona de suelo extranjero, a menudo entra en conflicto con las comunidades que ya viven en esa tierra o la utilizan. Por esta razón, el acaparamiento de tierras es más frecuente en los países que están desesperados por invertir y en los que el estado de derecho es débil. Liberia, en el África occidental, es uno de esos países.

Según concluye el informe, el propósito fundamental de una nueva ley sería garantizar que los derechos de las comunidades en lugares como Liberia no sean infringidos por corporaciones poderosas a las que se les permite funcionar alocadamente por el fracaso del Reino Unido en regular adecuadamente el comportamiento de las empresas. Esto es imperativo.

Sin embargo, también se puede argumentar que esa ley sería útil para las empresas. EPO no es una empresa exitosa. Ha invertido millones de dólares en Liberia por poco beneficio. Dadas las relaciones entre la empresa y las comunidades cercanas, el las perspectivas de una mayor expansión parecen escasas. EPO está ahora tratando de vender al menos la mitad de sus plantaciones, y las disputas de tierras se refieren en los documentos corporativos como «factores fuera del control de la Compañía, lo que dio lugar a un desarrollo más lento de lo previsto de las zonas de concesión».

Si se hubiera exigido a EPO que realizara y publicara una evaluación de sus planes, podría han llegado a la conclusión de que la expansión de sus plantaciones en tierras que ya estaban ocupadas y cultivadas era incompatible con la protección de los derechos humanos. Como mínimo, habría dado mayor prioridad a la obtención del consentimiento de la comunidad y obtuvo una mayor comprensión de la dinámica local y de la mejor manera de relacionarse con la comunidad. Este problema de los inversores internacionales que se apoderan de las tierras y luego se ven envueltos en conflictos con los residentes de esa tierra se encuentra en otras partes de Liberia, en África occidental, y más allá.

La responsabilidad recae en gran medida en las empresas y sus inversores, pero también es evidente que se necesita urgentemente un nuevo marco jurídico.

Descarga aquí el informe completo «Our land. Our rights. LAND GRABBING IN LIBERIA AND THE CASE FOR A NEW UK LAW» (en inglés)

[adjuntos]