• Ante la celebración de Elecciones Generales el 28 de abril, el movimiento de Comercio Justo pide compromisos políticos que aborden de manera urgente el cambio climático, la responsabilidad de las empresas en toda la cadena de suministro y la educación en consumo responsable.

Madrid, 8 de abril de 2019. Ante la celebración de las Elecciones Generales del 28 de abril, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) pide a los partidos políticos que promuevan leyes que obliguen a las empresas a respetar los derechos humanos y proteger el medio ambiente a lo largo de toda la cadena de fabricación. Con esta propuesta, las organizaciones de Comercio Justo solicitan que en España se replique la iniciativa llevada a cabo en Francia, que ha aprobado una ley en este sentido, denominada Ley de Diligencia Debida.

Por una economía más justa, respetuosa con las personas y el medio ambiente

La Coordinadora Estatal de Comercio Justo considera necesaria y urgente una acción política comprometida con un modelo comercial más humano y sostenible que, en alianza con el sector privado y la sociedad civil, cumpla con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, en los objetivos referidos a la producción y consumo responsables, la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la equidad de género y frenar el cambio climático.

De cara a las próximas citas electorales, el Comercio Justo reclama así a los candidatos y candidatas que hagan campaña y promuevan en sus programas de gobierno medidas, normativas y leyes vinculantes que vigilen, regulen y sancionen las prácticas comerciales abusivas, la sobreexplotación de personas y recursos naturales, las condiciones laborales indignas, la discriminación, la falta de transparencia y responsabilidad corporativa, la desigualdad de género o la falta de oportunidades entre la población más vulnerable.

Las organizaciones de Comercio Justo  apelan así a la responsabilidad de los Gobiernos para que desarrollen políticas públicas comerciales sostenibles, y a los partidos políticos para que incorporen en sus programas medidas que promuevan otro modelo comercial y económico que priorice condiciones laborales y de vida dignas para todas las personas, derechos humanos, sociales y económicos en todos los ámbitos de la vida, así como un modelo de desarrollo sostenible que respete y proteja el medio ambiente frente a los efectos del cambio climático.

La CECJ también reclama que el Comercio Justo tenga una mayor relevancia en la agenda política de cooperación. Asimismo, exige iniciativas concretas para favorecer la producción y el consumo responsables, como una fiscalidad positiva para los productos que incluyan criterios sociales y medioambientales, o la promoción de productos de Comercio Justo en las administraciones públicas.

Por una ciudadanía concienciada y crítica

Las recientes investigaciones dan cuenta de una ciudadanía cada vez más concienciada y que valora que se respeten sus derechos y los de las personas que trabajan en la fabricación de los productos que consumimos. Derechos que deben ser garantizados no solo con concienciación ciudadana, sino también con cambios legislativos.

El movimiento de Comercio Justo considera fundamental promover la transparencia y la participación ciudadana en las negociaciones sobre acuerdos comerciales o leyes vinculantes, así como campañas de sensibilización y educación, así como la incorporación en la Ley Orgánica de Educación materias sobre el consumo responsable, la economía social y solidaria y el Comercio Justo.

Todas estas medidas se encaminan hacia una ciudadanía más responsable y crítica, que denuncie y evite la vulneración de derechos en toda la cadena de suministro.

Elecciones Generales 2019: Propuestas de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo a partidos políticos