Noticias

Hace unos meses, un voluntario de La Tenda de Tot el Món desplazado a París, llevó un chocolate de Comercio Justo de la importadora Ideas a una compañera de trabajo. Ésta le preguntó si ese chocolate era de Comercio Justo pues no llevaba el sello FLO. El chocolate llevaba el sello SPP-FUNDEPPO, uno de los cinco sellos que reconoce la WFTO (Organización Mundial del Comercio Justo).

En la red hemos seguido la evolución de SPP (Sello de los Pequeños Productores). Nos causó gran alegría ver en su Junta a Ivania Calderón de la cooperativa nicaragüense CECOCAFEN, pues tuvimos la suerte de poder compartir con Ivania y Gloria Rivera una estancia de dos semanas en el año 2013 en nuestra ciudad en el marco de un proyecto de sensibilización en Comercio Justo.

Todo ello nos animó a pedir a la compañera Ivania a que nos contase y reflexionase sobre el sello SPP-FUNDEPPO que ya estamos viendo en algunos productos de Comercio Justo. Esto es lo que nos cuenta en primera persona…

SPP-FUNDEPPO / CECOCAFEN R.L Nicaragua

“En el año 1996 un grupo de pequeños productores de Nicaragua del departamento de Jinotega, municipio de Wiwilí nos reunimos con el propósito de formar lo que hoy es Cooperativa La Providencia que forma parte de la Central de Cooperativas Cafetaleras del Norte (CECOCAFEN R.L), de Matagalpa-Nicaragua como una alternativa de cooperativismo con un modelo económico viable, basado en principios justos y solidarios.

Como CECOCAFEN, junto con muchas otras cooperativas nicaragüenses, formamos parte de la CLAC, la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo desde su creación en el año 2004. La CLAC en el 2006 lanzó el Símbolo de Pequeños Productores, SPP, como un símbolo de nuestra identidad como pequeños productores organizados dentro del movimiento de Comercio Justo, que no sólo incluye a organizaciones de pequeños productores, sino también plantaciones privadas y productores no organizados bajo contrato.

 El nacimiento del SPP lo vemos como parte de la lucha histórica de las organizaciones de pequeños productores y simboliza nuestra resistencia para defender, promover, visibilizar y potencializar el modelo de pequeña producción y comercialización organizada.

Nosotros nos acercamos al SPP porque es un sello exclusivamente enfocado en organizaciones de pequeños productores y en empresas con un alto nivel de compromiso con los productores y sus valores.

El SPP no trabaja con plantaciones privadas, empresas multinacionales o comercializadores que compran de productores individuales y organizaciones mixtas de pequeños y grandes productores.

Los valores y aportes culturales, económicos y sociales de los pequeños productores organizados son incomparables con los de las empresas privadas. Por su sistema jerárquico basado en el capital, los costos de producción de una empresa privada siempre van a ser menores que los de las cooperativas. No podemos competir con esas empresas en términos de precios, pero ellos no pueden competir con nosotros en términos de valores económicos y sociales.

El SPP es el único sello que nace de nosotros mismos y que es 100% propiedad de los mismos pequeños productores. El SPP nos permite relacionarnos directamente con los consumidores, sin que nadie de afuera nos imponga las reglas;

las reglas y criterios del SPP los fijamos nosotros, los pequeños productores, desde luego tomando en cuenta a los intereses y preocupaciones de los compradores y consumidores solidarios.

Los pequeños productores organizados nos fortalecemos con el SPP, pues nos permite construir alianzas, visibilizar nuestro trabajo en cada región, construyendo mercados justos y mostrando al mundo que los pequeños productores somos los que combatimos problemas globales como el cambio climático y la falta de igualdad de género.

El SPP y FUNDEPPO – la organización detrás del SPP – en Nicaragua ha llegado más cerca a través de mi representación en la Secretaría de su Consejo Directivo. Fui nombrada en la asamblea general de productores del SPP, el 29 de Abril de 2015, a través de un proceso democrático y transparente, demostrando que los pequeños productores no tenemos limitante para entrar en la dinámica internacional impulsando la valorización de nuestra identidad y nuestras aportaciones como pequeños productores en ámbitos económicos, sociales, culturales y ecológicos.

Cuando nos enteramos de  que hay nuevas cooperativas certificadas bajo el sistema del SPP y nuevos compradores registrados, nos alegra saber que nuestro movimiento va tomando fuerza, sigue creciendo, generando relaciones de confianza y el reconocimiento de empresas y consumidores que como nosotros también quieren construir un mundo más justo y solidario.

El SPP no habla por los pequeños productores, SOMOS los pequeños productores y aún tenemos mucho por decir…

Un saludo a los hermanos y hermanas españoles y a todos y todas los que tengan la oportunidad de conocer más de los pequeños productores que luchamos para tener una vida digna; les agradecemos a todo ese esfuerzo de trabajo voluntario que muchos realizan, para que los pequeños productores podamos vender a mejores precios.”

Ivania Calderón Peralta