¿Cuál es el trabajo de su organización?

Somos una organización que agrupa a unas 1500 familias agricultoras de café, de agroecologa y artesanas. Estamos en el norte de Ecuador.

 Para ustedes ¿ qué representa el Comercio Justo?

El Comercio Justo para nosotros es una actitud difundida y compartida entre los productores. Por ejemplo, en Ecuador en la producción de flores, papas, etc., se utilizan muchos químicos y semillas genéticamente manipuladas. Sin embargo los agricultores de Comercio Justo son conscientes de la importancia de producir de manera sana.

 Además, para nosotros el Comercio Justo constituye una relación humana, no solo comercial ya que detrás de cada producto hay mucho esfuerzo, sueños y hay oportunidades para los productores.

 ¿Qué problemáticas viven los productores de su país?

Las grandes cadenas de intermediarios encarecen los precios. Durante años, el productor ha sido el esclavo de las grandes cadenas de comercialización. Por eso nosotros en la cadena de café, hemos tratado de reducir los intermediarios para quedarnos únicamente con los necesarios y con los que sean estratégicos.

 ¿Cómo es su forma de trabajo?

El sistema de producción en nuestra zona está muy relacionado con el respeto a la naturaleza, al trabajo de la mujer y a eliminar el trabajo de los niños y niñas. Gracias a ello hemos visto que se ha reducido la migración y ha habido gente que ha retornado al campo. Poco a poco se va avanzando.

 Además, entendemos que es muy importante tener una transparencia de información entre el consumidor y el productor. Queremos seguir participando en todos los espacios de Comercio Justo precisamente para estrechar relaciones humanas entre ambos grupos a través de los productos.

 ¿Qué aspecto del Comercio Justo destacaría como el más beneficioso para ustedes?

Con el Comercio Justo se estrechan esfuerzos y lazos entre consumidores y productores.

 ¿Qué mensaje darías a los consumidores de nuestro país?

Podemos decir que los productos de Comercio Justo van directamente “de la mata a la olla”. Pero además,

cuando consumimos Comercio Justo estamos fomentando el desarrollo sostenible de todo el mundo.

Si todos entráramos en un modelo más justo, entre todos  contribuiríamos a la conservación del medio ambiente y a la calidad de vida de muchas personas.