Administración

Las Administraciones Públicas pueden y deben jugar un papel fundamental en la promoción del Comercio Justo como herramienta para la cooperación. Además pueden ejercer su influencia social para favorecer comportamientos ciudadanos afines a este modelo.

Por otra parte, es importante que las administraciones incorporen a su política y procedimientos los valores asociados al movimiento del Comercio Justo, e introduzcan criterios éticos en sus prácticas y necesidades comerciales.

Desde una administración pública, es posible participar en el movimiento del Comercio Justo de diferentes maneras:

  • Impulsando la difusión del Comercio Justo y la organización de actividades de sensibilización.
  • Priorizando las iniciativas de Comercio Justo en las convocatorias de subvenciones destinadas a implementar las políticas de Cooperación al Desarrollo.
  • Incorporando criterios de compra pública ética en la gestión de contratos públicos, obras y suministros, considerando los criterios sociales y medioambientales a la de contratar bienes o servicios.

Información de interés

- Valoración de la nueva directiva europea sobre compra pública ética. Enero 2014.